domingo, 12 de febrero de 2012

Huevos en cocotte




Esta receta de huevos la hago desde hace muy poco, concretamente desde Navidad, pues los Reyes Magos me trajeron 4 preciosas mini cocottes (los regalos de este año han sido muy gastronómicos y muy bien amortizados). Aún así, ya hemos probado la receta varias veces, para nosotros solos y para diferentes amigos y en todos los casos han gustado muchísimo.
La coccotte es la cazuelita en la que se cocinan los huevos, pero no es totalmente imprescindible tenerla para hacer la receta. Basta con poner los huevos en algún recipiente pequeño ( que quepan uno o dos huevos) apto para horno. Mis cocottes son de la tienda Práctica y son bastante asequibles en comparación con las de la marca Le creuset o las de Staub que son mucho más caras, aunque de buenísima calidad (tambíén las he visto muy bien de precio en Carrefour).  
Los Huevos en cocotte son fáciles y rapidísimos de hacer, además se pueden poner un montón de ingredientes y siempre estarán buenísimos: jamón serrano, jamón york, salmón, frutos secos, hierbas aromáticas, distintos tipos de quesos, lo que se os ocurra o lo que tengáis por la nevera, teniendo en cuenta que la cantidad que pondremos en cada cazuelita es muy pequeña.




Ingredientes para 1 mini cocotte:

1 huevo. 
Mantequilla para engrasar la cocotte.
2 cucharadas de nata líquida. 
Sal y pimienta.

Esta es la receta básica a la que se le puede añadir o no, ingredientes a vuestro gusto. Yo, en esta ocasión he utilizado:
Mortadela italiana
Parmesano
Salvia

Engrasamos la cocotte con un poco de mantequilla fundida y cascamos el huevo en su interior. Añadimos las 2 cucharadas de nata, un poco de queso parmesano rallado y unos trocitos de mortadela. Los sazonamos con sal, pimienta y la salvia picada. 
Metemos las cocottes en una bandeja para horno y ponemos agua hirviendo hasta la mitad de las mismas. Introducimos la bandeja en el horno precalentado a 180º y lo dejamos unos 12 mínutos. Tener en cuenta que cada horno es un mundo, pero el objetivo es que la clara esté cuajada y la yema líquida.

Y ya está. ¡ A mojar pan!





No hay comentarios:

Publicar un comentario